Trastorno del espectro autista (TEA)

El trastorno del espectro autista (TEA) se refiere a una amplia gama de condiciones caracterizadas por desafíos con las habilidades sociales, comportamientos repetitivos, habla y comunicación no verbal. La Dra. Cristi Salinas es una de las principales expertas en TEA y estableció la primera clínica de autismo virtual en 2017.

Trastorno del espectro autista (TEA)

El trastorno del espectro autista (TEA) se refiere a una amplia gama de condiciones caracterizadas por desafíos con las habilidades sociales, comportamientos repetitivos, habla y comunicación no verbal. La Dra. Cristi Salinas es una de las principales expertas en TEA y estableció la primera clínica de autismo virtual en 2017.

que es el autismo

El trastorno del espectro autista (TEA) es una discapacidad del desarrollo causada por diferencias en el cerebro tanto en niños como en adultos. Las causas exactas del TEA aún se desconocen, aunque se cree que la mayoría de los casos están relacionados con la genética. La comunidad médica cree que existen múltiples causas de ASD que cambian la forma en que se desarrollan las personas. El ASD se está volviendo más común y actualmente se cree que afecta a 1 de cada 44 niños nacidos en los Estados Unidos cada año.

No existe un «tipo» definitivo de autismo, sino muchos subtipos, la mayoría influenciados por una combinación de factores genéticos y ambientales. El autismo es un trastorno del espectro, lo que significa que cada persona con autismo tiene un conjunto distinto de fortalezas y desafíos. Por ejemplo, la forma en que las personas con autismo aprenden a pensar y resolver problemas puede variar considerablemente. Algunos son altamente calificados y, a menudo, se los considera «superdotados», mientras que otros tienen grandes desafíos para comprender temas educativos esenciales. La variedad de cuidados que requieren las personas con TEA también varía mucho. Algunos pueden funcionar de forma independiente en la sociedad a medida que envejecen, mientras que otros necesitan cuidados diarios constantes a medida que se hacen adultos.

Signos y síntomas del autismo

Los signos del trastorno del espectro autista generalmente comienzan a aparecer a los 2 o 3 años. Sin embargo, algunos retrasos en el desarrollo asociados pueden ocurrir incluso antes. Un ejemplo de un retraso en el desarrollo temprano sería un niño que no responde a su nombre a la edad de 9 o 10 meses. Debido a que este es un trastorno del espectro, los signos y síntomas pueden variar mucho. Esta es la razón por la cual el TEA generalmente se diagnostica definitivamente cuando el niño se acerca a la edad de tres años.

Las investigaciones muestran que la intervención temprana conduce a resultados positivos más adelante en la vida de las personas con autismo. Aunque los signos de TEA pueden variar considerablemente, aparecen indicadores comunes en muchos diagnósticos. Además, la gravedad de estos signos puede variar según en qué parte del espectro se encuentre el individuo.

Desafíos con habilidades sociales e interacciones

Las habilidades de interacción y comunicación social pueden ser muy desafiantes para las personas con TEA. Estos desafíos se manifiestan de manera diferente, desde evitar el contacto visual hasta actuar de manera irracional en entornos de grupos grandes sin razón aparente. Según los CDC, estos son los signos más comunes a los que hay que prestar atención según la edad:

  • Evita o no mantiene el contacto visual.
  • No responde al nombre a los 9 meses de edad
  • No muestra expresiones faciales como feliz, triste, enojado y sorprendido a los 9 meses de edad
  • No juega juegos interactivos simples como pat-a-cake a los 12 meses de edad
  • Utiliza pocos o ningún gesto a los 12 meses de edad (p. ej., no dice adiós con la mano)
  • No comparte intereses con otros (p. ej., le muestra un objeto que le gusta a los 15 meses de edad)
  • No señala ni mira lo que señala a los 18 meses de edad
  • No se da cuenta cuando otros están heridos o tristes a los 24 meses de edad
  • No finge en el juego (p. ej., no finge “alimentar” a una muñeca a los 30 meses de edad)
  • Muestra poco interés por sus compañeros.
  • Tiene problemas para comprender los sentimientos de otras personas o hablar de sus propios sentimientos a los 36 meses de edad o más.
    No juega juegos con toma de turnos a los 60 meses de edad.

Comportamientos e intereses restringidos y/o repetitivos

Las personas afectadas por ASD a menudo exhiben comportamientos o intereses que pueden parecer inusuales o irracionales para los demás. Por ejemplo, en lugar de jugar despreocupadamente con juguetes, un niño en el espectro puede organizar sus juguetes de una manera particular. Otra indicación de ASD sería una respuesta irracional si alguien más moviera sus juguetes una vez que estuvieran organizados. Esta respuesta puede venir en forma de rabieta, comportamiento agresivo hacia los demás o incluso un ataque de pánico.

Otros ejemplos de comportamiento restringido/repetitivo de los CDC son:

  • Alinea objetos y se molesta cuando se cambia el orden
  • Repite palabras o frases una y otra vez (es decir, ecolalia)
  • Juega con juguetes de la misma manera cada vez
  • Se enfoca en partes de objetos (p. ej., ruedas)
  • Se molesta por cambios menores
  • Tiene intereses obsesivos
  • Debe seguir ciertas rutinas.
  • Batir las manos, balancear el cuerpo o girar en círculos
  • Tiene reacciones inusuales a la forma en que las cosas suenan, huelen, saben, se ven o se sienten

Otros signos o síntomas relacionados

Aunque los signos comunes de ASD incluyen desafíos con las habilidades sociales y las interacciones y el comportamiento restringido o repetitivo, hay otros signos e indicaciones a los que hay que prestar atención. En los niños más pequeños, los padres a menudo pueden pasar por alto signos como retraso en el habla o en las habilidades de movimiento. Muchos padres simplemente piensan que un niño puede ser un «desarrollador tardío» y, a menudo, pasan por alto otros signos relacionados de que el TEA puede estar causando retrasos en el desarrollo.

Otros signos a buscar incluyen:

  • Habilidades de lenguaje retrasadas
  • Habilidades de movimiento retardado
  • Habilidades cognitivas o de aprendizaje retrasadas
  • Comportamiento hiperactivo, impulsivo y/o desatento
  • Epilepsia o trastorno convulsivo
  • Hábitos inusuales de comer y dormir.
  • Problemas gastrointestinales (por ejemplo, estreñimiento)
  • Estado de ánimo inusual o reacciones emocionales
  • Ansiedad, estrés o preocupación excesiva
  • Falta de miedo o más miedo del esperado

Los signos del TEA varían significativamente de una persona a otra. Es posible que una persona con TEA no muestre ninguno de los signos y que el TEA se manifieste de manera diferente. Lo más importante que debe recordar es que la intervención temprana es vital. Si un padre sospecha que un niño puede verse afectado por ASD, buscar una evaluación profesional es fundamental para el desarrollo futuro del niño.

Adultos con trastorno del espectro autista

Es importante señalar que el TEA también afecta a los adultos. Hasta 2013, el síndrome de Asperger se usaba ampliamente para describir a los adultos en el espectro. Aunque el síndrome de Asperger se ha incluido desde entonces en el espectro del autismo, el término todavía se usa comúnmente en la actualidad.

Los signos y síntomas del TEA en adultos varían mucho, al igual que en los niños. Por lo general, un adulto con ASD no ha sido diagnosticado la mayor parte de su vida porque los síntomas son leves o favorables en muchos sentidos. Por ejemplo, los signos positivos pueden manifestarse como un vocabulario excepcional y una inteligencia superior a la media. Sin embargo, los adultos con TEA pueden experimentar otros síntomas, como sensibilidad a la luz, los sonidos y el tacto. Estos síntomas pueden causar impactos negativos en las relaciones personales y profesionales.

Cómo se trata el autismo

Debido a que el trastorno del espectro autista se manifiesta de manera tan diferente tanto en niños como en adultos, los planes de tratamiento finalizados se adaptan de manera única a cada individuo. Sin embargo, el primer paso para obtener un plan de tratamiento personalizado es programar una evaluación profesional con un neuropsicólogo. Las evaluaciones son diferentes para niños y adultos, pero permiten un diagnóstico adecuado de la condición. Las evaluaciones también incluyen una mirada de alto nivel a las debilidades de las fortalezas del individuo y permiten el aporte de la familia y los maestros.

Aunque cada plan puede parecer diferente, el enfoque más comúnmente utilizado y basado en evidencia es el análisis conductual aplicado como método de enseñanza. Este enfoque ayuda a las personas con TEA a desarrollar habilidades adecuadas para integrarse más naturalmente en nuestra sociedad. En este enfoque, se analizan las funciones de comportamiento del niño y esta información se utiliza para establecer modificaciones preventivas y modificaciones de consecuencia. De esta manera, los comportamientos específicos pueden abordarse de manera consistente antes y después de que ocurran.

La terapia ABA es utilizada por maestros capacitados en el salón de clases o proporcionada por un psicólogo o analista conductual certificado por la junta (BCBA), que puede dirigir el tratamiento administrado por un técnico conductual.

Dra. Cristi Salinas: Experta en TEA y pionera en evaluaciones virtuales

Dra. Cristi Salinas: Experta en TEA y pionera en evaluaciones virtuales

La Dra. Cristi Salinas es una experta líder en el diagnóstico, evaluación y tratamiento de personas en el espectro autista. El Dr. Salinas estableció la primera Clínica Virtual de Autismo del país en 2017, allanando el camino para un diagnóstico rápido y preciso para niños y adultos. Desde entonces, el Dr. Salinas ha ayudado a diagnosticar y tratar a miles de personas en todo el mundo afectadas por el TEA. Además, el Dr. Salinas ha revolucionado la forma en que se evalúa y trata a las personas al proporcionar un plan de tratamiento personalizado en tan solo tres días desde la cita programada.
Ir arriba